Impugnación de Correos Electrónicos presentados como prueba por errores de forma

Los correos electrónicos presentados como prueba en un litigio son susceptibles de ser impugnados si no se presentan dentro de un informe pericial que permita demostrar su autenticidad.

El Presidente de ANTPJI (Angel Bahamontes), informa:

“De los más de 130 dictámenes judiciales realizados en el último año por los Peritos Informáticos de nuestra asociación, solo tres llegaron a juicio con resultado positivo para nuestros clientes y cerca del 55% de los litigios tenían que ver con los correos electrónicos que se presentan como prueba en un juicio y que son impugnados por presentarse en papel o por errores de forma.”

Resulta sorprendente ganar  cuando el abogado desconoce la importancia de la evidencia digital y telemática. En la literatura sobre preservación de la evidencia digital se recalca la importancia de presentar este tipo de pruebas y  asegurando la cadena de custodia con un notario y elaborar el Informe pericial, que  demuestre que no exista ninguna duda  sobre la veracidad del correo, la persona que lo emite, la la IP emisora, la recepción del correo, la identificación de posibles personas a las que se reenvía , la identificación del usuario, y la integridad de los archivos adjuntos.

La mayoría de los correos electrónicos  que presentan los abogados que no se auxilian en un Perito Informático, son impugnados por no haber un soporte técnico, que permita demostrar la autenticidad del mismo ni el aseguramiento de la cadena de custodia. En los últimos años, los correos electrónicos aparecen cada vez más en los pleitos como pruebas pero, diversos son los elementos que se pueden impugnar de un correo electrónico: (El contenido, la fecha, el remitente, el destinatario, los archivos adjuntos).

Los peritos Informáticos son conocedores de que “la manipulación de un correo electrónico es relativamente sencilla” Es por esto que  son susceptibles de ser impugnados y que para probar su autenticidad sea necesario realizar un análisis forense pericial del correo electrónico y de otras informaciones relativas al mismo.

Un factor clave es  tener acceso al correo original y no a copias ni a reenvíos del mismo. Es impugnable cualquier evidencia que no se base en el correo original.

El análisis de todos los datos  de un correo electrónico como son la cabecera del correo, los logs del servidor de correo, los contenedores,  y los metadatos de los archivos adjuntos puede concluir si ha detectado o no concordancia en los mismos y si hay o no indicios de manipulación.

Es importante añadir que para tener acceso a algunos de estos datos será necesario contar con una orden Judicial ya que se tendrá que pedir ciertos datos a los proveedores de servicio.

Fuentes: informativojuridico.com, http://www.antpji.com/

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario